Ampliar noticia

12/02/2020 - 66 visitas

EL PIANISTA INTERNACIONAL JOSÉ MARÍA VILLEGAS OFRECE UN CONCIERTO DIDÁCTICO GRATUÍTO EN FUENTE DEL MAESTRE

Enmarcado en el Curso "Cultura para Todos"

 

   Desde Texas, Berlín , California, o París ...a  Fuente del Maestre (Badajoz): “Estoy en el que también es ya mi pueblo por vínculos familiares y personales”, sostuvo J. M. Villegas antes del evento. “  Cuando Joaquín Pascual me propuso ofrecer un concierto didáctico en esta aula abierta que dirige aquí ,  acepté encantado”.

    Y es así como este virtuosos pianista , que ejerce la docencia en Plasencia (Cáceres) y en USA, y que ofrece recitales en festivales e imponentes escenarios de todo el mundo, llega a la localidad fontanesa para participar, de manera altruísta, en el Curso “Cultura para Todos”, que coordina el citado historiador fontanés.

    Más de un centenar de personas vibraron con el concierto comentado de Villegas , en una atmósfera de absoluto silencio, respeto y admiración por el virtuosismo de un hombre que parece entrar en trance cuando toca las teclas, como si sus dedos caminaran de puntillas sobre ellas.

    Otras veces, las invita a exaltarse, las convoca a un breve silencio elocuente o les imprime una velocidad endiablada para “ser fiel a las obras de Lizst “: “ uno de los grandes genios del piano, un  hombre que además poseía unos dedos muy largos con los que tocaba piezas muy rápidas, complejas y fastuosas.”

    “ A Liszt le gusta deslumbrar, pertenecía al romanticismo más exaltado, y todo ese alarde lo desplegaba básicamente para ligar, esto es así”.
    José M. Villegas conectaba de esta forma con un público muy diverso, ofreciendo datos previos de cada autor desde el gran bagaje cultural que tiene y un tono coloquial y cercano.

    Abrió el concierto con una “obertura” de un compositor catalán de comienzos del S. XX , llamado Frederic Mompou: “Es uno de mis favoritos porque, frente a esos compositores estridentes y exagerados como Franz Liszt, a Mompou le interesa lo pequeño, lo minimalista , la lentitud en la ejecución y el silencio. Su “Música Callada” es un buen ejemplo de esto. Yo creo que lo más importante a veces es lo susurrado ...”

    También ejecutó piezas de Chopin, y una de las “fantasías” de Mozart: “ la vida de Mozart fue difícil, esa película en la que se le muestra con esa risita permanente no responde a la realidad”, explicó. 

    “  Mozart era un genio natural y nunca pudo desarrollar todo su enorme potencial porque siempre estuvo ceñido por lo que otros le marcaron”.

    De Robert Schumann agradeció “que sufriera de desamor hasta que pudo casarse con Clara Wieck, su gran amor , a la a que dedica piezas que siento como cartas de un doliente enamorado”.

    Ante las intervenciones del público, Villegas se definió como un intérprete: “ Un intérprete, literalmente , de lo que los grandes nos dejaron en sus partituras, en ese primer texto al que tú intentas ser fiel, y eso es una gran responsabilidad. Soy como un médium, y cuando toco me transporto a otra dimensión o corriente de emociones que siempre han formado parte del ser humano. Y me vuelco en poderlas transmitir a los espectadores. Esto es pura metafísica, trascendencia. Y muchísimo trabajo. Yo digo que el piano te da mucho pero también es como un amante muy exigente”.

    En definitiva, Villegas demostró que la cultura puede y debe llegar a cualquier ciudadano, independientemente del lugar y las circunstancias que viva. Entroncando así con la filosofía de la cultura como bien común y accesible para todos, uno de los pilares fundamentales de este curso.

 

Fotografías asociadas

Volver a todas las noticias